17 de mayo de 2008

Escrito

s/t (por el momento)

Sabía que la unión de los sexos era íntima,
que alguien más descubra tus sensaciones [que sólo tú conoces en privacidad] era mágico.
Mientras, impregnado de ti, labios, lengua, ojos y manos te recuerdan,
probablemente el aroma de entrañas, escencia personal, efluvio de amor...
Aún creía que el sexo era unión,
un pretexto íntimo, entre tú y yo, para sentir que el dos es uno más uno,
como caricias, besos o abrazos, sin pena, pudor o miedo, terminabamos siendo uno...
Yerro, quizá simplemente el exceso causa rutina y en tus sienes sólo sea el escusar de un placer vano e individual,
probablemente nunca viste mis ojos al descubrir día a día como tu cuerpo me llenaba,
tienes todas las imperfecciones de mujer y aún así eres la más hermosa que he visto.
Quizá nunca sentiste como mis manos temblaban al tocarte,
era imposible no sentir la sangre brotar por la experiencia de cada día.
Sexos, sudor, labios, lenguas, manos, ojos o nariz,
todo en conjunto en besos, abrazos o suspiros, cooparticipes de una forma de amar...
Tus besos en la intimidad son diferentes a los que moldeas con tu gente, con la mía o con la desconocida, no tienen límites, no tienen pudor, tus besos... caray, ¿hay unos mejores?
Todo se esparcía y el mundo no tenía tiempo, y de eso sólo nosotros éramos culpables...
Y al cenit, el apego era lo más importante...
No es tarde, ahora creo comprenderte,
no todas la maneras del amor son necesarias para demostrarlo, siento que sólo basta decirte que te amo o que eres la persona más importante de mi vida, sólo vivirlo para sentir que es real...
Vamos a caminar, tomemonos las manos y dejemos que sean nuestras almas quienes hagan el amor, nosotros tenemos momentos, besos y abrazos para sentirlo...

Coco....

y la rola que sonaba mientras se escribía... "cuando dos almas" con Lola Beltrán